Lista

"Elegir contenido para leer"

domingo, 9 de octubre de 2011

El cazador de Leyendas 2.-"La leyenda del Conde Drácula"


2.- "La leyenda del Conde Drácula"


-¿Héctor no tienes toallas?- Preguntó Lucía mientras se asomaba por la puerta de la cocina.

Al ver a Lucía mi taza con el cafe se me cayó al suelo. Allí estaba ella completamente desnuda. Mojada de salir de la ducha preguntándome si tengo toallas mientras se rasca una de sus nalgas. Unca chica curiosa sin duda.

-¿No puedes cogerla antes?, me estás mojando el suelo- Dijo Héctor mientras se levantaba de la silla.

-Te has puesto nervioso otra vez al ver mi cuerpo desnudo- Dijo Lucía moviendo su cadera con cierto toque sensual y una sonrisa pícara en su rostro.

-No seas absurda, he visto mejores mujeres que tú a lo largo de mi vida- Dijo Héctor.

Lucía fue caminando lentamente hasta mi posición pasando sus barazos por encima de mis hombros hasta pegarse por completo a mi.

-Me vas a decir donde tienes las toallas o me seco con tu ropa- Dijo Lucía frotándose lentamente contra el cuerpo de Héctor.

-Están en mi habitación en el tercer cajón y luego seca el suelo o estropearás la madera- Dijo Héctor pegando su cabeza a la de Lucía y mirándola fijamente.

-Gracias... y guarda tu revolver no vayas a herir a alguien... "Cazador"- Dijo Lucía separándose de Héctor y dándole un suave toque en la parte más vulnerable de Héctor.

-Es efecto del pantalón- Dijo Héctor con tono sarcástico.

-ya claro... y no me mires el culo que puedo sentir tu mirada en él- Dijo Lucía mientras se iba de la cocina.

¿Por qué sabría que le estaba mirando el culo?, ¿realmente somos tan predecibles?. Lo que me llamó la atención fue la mancha de nacimiento de su espalda. Me recuerda a algo que ya he visto pero no sé lo que.

Joder, ahora tengo que limpiar el cafe del suelo. Maldita Lucía.

-Oye, ¿qué vamos a hacer esta noche?, ¿me vas a llevar a cenar a un restaurante elegante?- Dijo Lucía mientras se vestía un top.

-Arréglate por que hoy nos vamos a Vigo de fiesta- Dijo Héctor.

-¿De fiesta?, tus huesos no son demasiado viejos para ir de "fiesta"- Dijo Lucia mientras se reia.

-Iremos al Moody's- Dijo Héctor

-Ese sitio no me gusta, la música es horrible ¿por qué quieres ir ahí?- Dijo Lucía mientras se preparaba algo de comer.

-Ha desaparecido otra chica en ese local. A los tres días vuelven a sus casas sin recordar nada. Lo único que tienen son cuatro pequeñas heridas en alguna parte de su cuerpo. En el último mes han sido cinco las chicas- Dijo Héctor.

-¿Vampiros?, me he cruzado con algunos pero no suelen hacer desaparecer a nadie, simplemente seducen, muerden, se alimentan, borran el recuerdo y se van. La chica vuelve a su casa en esa misma noche- Dijo Lucía mordiendo su bocadillo.

-¿Qué demonios estás comiendo?- Dijo Héctor con cara de asco mientras se acercaba.

-Bocadillo de chuletas con kepchup y mahonesa- Dijo Lucía con cara de felicidad.

-Aghh la próxima vez cocínalas... por cierto ¿te vas a poner a roer los huesos, o te los guardo para el camino?- Dijo Héctor con tono burlón.

-Ja ja ja, que gracioso... pienso comérmelos ahora, tengo una dentadura fuerte y contéstame que no me contestaste- Dijo Lucía mientras se manchaba toda la boca comiendo.

-Jesús, ¿no te enseñaron modales o creciste entre bestias?. Es un vampiro pero el primer vampiro. El único vampiro con clase- Dijo Héctor quitándose las botas.

-En el fondo te encanta que me manche comiendo. ¿Vampiro con clase?, ¿estás hablando del Conde Drácula?- Dijo Lucía terminando su "cena".

-Por favor... El conde Drácula, su nombre es Vlad Tepes- Dijo Héctor.

-¿Le conoces?- Dijo Lucía acercándose a Héctor.

-Tuvimos nuestros encuentros. ¿Qué haces?- Dijo Héctor.

-Dame un besito mmm...- Dijo Lucía acercando sus labios.

-Por dios, límpiate la cara y arréglate, tu serás el cebo- Dijo Héctor apartando a Lucía y saliendo de la cocina.

-¿Qué ropa me pongo?- Dijo Lucía.

-Tienes ropa en el armario de tu habitación. Coje lo que quieras- Dijo Héctor abriendo la puerta de su habitación.

-¿Tienes ropa de mujer y vives solo?, ¿te gusta vestirte de mujer?- Dijo Lucía mientras abría la puerta del armario.

-No seas absurda no eres la primera mujer que vive aquí- Dijo Héctor cerrando la puerta de su habitación.

-Vamos, no cierres la puerta de tu habitacion, tu ya me has visto desnuda- Dijo Lucía refunfuñando.

No pienso contestar a ese comentario. Así se quedará ladrando todo lo que quiera. Me visto y salgo de la habitación. Para mi sorpresa veo a Lucía de una forma que no la había visto hasta el momento. Llevaba puesto un vestido negro de noche, corto, con tacones negros larguísimos y el pelo con un peinado que estaba guapísima. Su cara levemente maquillada y sus labios pintados de un rojo que hacía que te perdieras en el. Sus uñas también en color rojo.

-¡Uoouuu pero que guapo!, esta noche seré tuya si me invitas a una copa- Dijo Lucía guiñando un ojo.

-Tu estás preciosa, quién lo podría imaginar de una loba- Dijo Héctor.

-Viste, yo estoy guapa hasta con un trapo de cocina.- Dijo Lucía poniendo sus manos en sus caderas y adquiriendo una pose ridícula.

-Es hora de irnos- dijo Héctor ajustándose los puños de la camisa.

Al llegar al local Lucía se agarra de mi brazo mientras nos dirigimos a la entrada.

-Parecemos actores de Hollywood, mira las pintas que lleva la gente- Dijo Lucía.

-La gente de ahora no tiene estilo- Dijo Héctor.

Cuando entramos en Moody's empiezo a buscar a Vlad.

-¿Lo ves por algún lado?- Dijo Lucía.

-Si, separémonos, ve a su lado y espera a que te invite a una copa. Está en la esquina derecha de la barra.- Dijo Héctor.

Yo me voy al otro lado de la barra donde tengo visión perfecta de los dos. Le pido un wishky doble sin hielo a la camarera mientras Vlad se queda mirando los pechos de Lucía. Vamos Vlad, dile algo... Bien, ya están hablando. Lucía me mira mientras se ajusta el vestido al pecho. Esta chica es demasiado bruta seduciendo. Parece que Vlad se ha perdido en su belleza, se debe estar babando ahora mismo. Vlad pide algo a la camarera. Dos copas para ellos. Es todo un caballero, le ofrece un brindis... supongo que será para abrirse el apetito.

Termino mi copa y ellos siguen hablando. Lucía no te dejes engatusar, es un maestro del engaño. Lucía pone sus brazos encima de los hombros y acerca sus labios a los de Vlad. Vlad se levanta y le invita a salir, perfecto.

Los sigo a unos tres metros. Justo cuando voy a pasar dos niñatos deciden pelearse... ¡Dios!.

-¡Salir del medio!- Gritó Héctor.

-¡A que te parto la cara James Bond!- Gritó uno de los niñatos.

No lo pude evitar, empecé a golpear su cabeza hasta que se cayo al suelo. Vino uno de los porteros a echarme pero ya estaba saliendo.

-No vuelvas por aquí- Dijo el portero.

-No pensaba hacerlo- Contestó Héctor.

Vlad se lleva a Lucía a un callejón. Va agarrando su cintura y a ella parece que le da igual. La empuja contra la pared y le baja la parte alta del vestido dejando sus pechos al aire.

-Mmmm hacía tiempo que no veía unos pechos tan perfectos- Dijo Vlad con una voz realmente extraña.

-Ohh si, me han dicho que eres el Conde Drácula- Dijo Lucía con voz temblorosa.

Cualquiera diría que lo está disfrutando...

-¿Cómo?, por favor, que vulgar... Conde Drácula... mi nombre es Vlad- Dijo Vlad, entrecerrando los ojos.

-¿Qué has hecho con los ojos?- Dijo Lucía riéndose.

-Es un tic que hago cuando me pongo nervioso- Dijo Vlad.

-Lo has vuelto a hacer... jajajaja... que patético- Dijo Lucía riéndose.

-Dejemonos de tonterías tengo hambre y el plato de hoy me hace la boca agua.- Dijo Vlad.

-Pero eres o no eres el Conde Drácula...- Dijo Lucía agarrando su cabeza.

-Si que lo soy, así me llaman algunos y ahora...- Dijo Vlad.

-¡Ahhhhh!, me has mordido un pecho- Dijo Lucía dándole un puñetazo a Vlad.

-¿Ehh?, ¿por qué no te he hipnotizado?, ¿qué clase de mujer eres?- Dijo Vlad con cara de susto.

-Una chica que no volverás a tocar- Dijo Héctor clavándole una estaca en el corazón a Vlad.

-¿Héctor eres tú?- Dijo Vlad, antes de desmallarse.

-Podía yo sola con él- Dijo Lucía volviendo a colocarse el vestido.

-Ya veo. Tirémoslo al mar- Dijo Héctor caminando hacia el muelle.

Tiramos a Vlad Tepes por el muelle y nos vamos a casa.

-Te has puesto celoso- Dijo Lucía.

-Te estaba salvando de una muerte segura- Dijo Héctor.

-¿Muerte segura?, pero si era patético- Dijo Lucía.

-No subestimes su poder, volverá a aparecer- Dijo Héctor.

-¿Me harás las curas?, me ha mordido- Dijo Lucía mordiéndose la punta de la lengua.

-Ya veremos... ya veremos...- Dijo Héctor entrando en el coche.


Licencia Creative Commons
El cazador de Leyendas 2.-"La leyenda del Conde Drácula" por Alberto Leiva Pallarés se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

martes, 30 de agosto de 2011

El Cazador de Leyendas - 1.- "La leyenda del hombre lobo"

EL CAZADOR DE LEYENDAS


1.- "La leyenda del hombre lobo"


Mi nombre es Héctor y aunque parezca imposible tengo 455 años. Nací el 11 de junio de 1556 en la villa de Vigo. Mi infancia la pasé como cualquier chico, jugando con los demás chicos y ayudando a mis padres. Cuando cumplí trece años tuve que empezar a trabajar con mi padre pescando en la ría.

A los 28 años me casé con Lucía de 26. La que sería mi mujer hasta su fallecimiento. Con ella tuve a mi hijo Miguel un año después de casarnos. Los dos murieron en el ataque del pirata Francis Drake. Mi mujer tenía 31 años y mi hijo 4.

Yo me encontraba con mi padre pescando cerca de las islas cíes. Los piratas nos atraparon y nos llevaron a una de las islas. A mi padre lo mataron a sangre fría cortándole el cuello con un cuchillo. A mi me tiraron al suelo, me agarraron entre varios y apareció lo que debía ser una hechicera o una bruja. Tenía un ojo negro y un ojo rojo. No sé que me haría pero me quedé inconsciente varios dias en la isla.

Cuando recupere el conocimiento pude ver la barca que había construido mi padre. Los piratas no se molestaron en quemarla ni en hundirla. Doy gracias por eso. Cuando llegué a Vigo, todo había pasado y todo estaba en lo que se considera normalidad, a excepcion de mi mujer y mi hijo. Cuando entré en mi casa ya no estaban. Fue la vecina, la señora Florinda la que me dio la mala noticia.

Habían pasado tres semanas desde lo sucedido. Los años fueron pasando y lo que había pasado como un hecho anecdótico más en la historia, había resultado ser algo más. Todo empezó con la hechicera, con un ojo rojo y uno negro, me había maldito con la inmortalidad. Paró mi tiempo en la edad de 33 años, desde ese momento dejé de envejecer.

Las décadas siguieron pasando y empecé la búsqueda de la hechicera. Quería que rompiera este conjuro y me dejara ser libre. Recorrí todos los pueblos de Francia y de España en su búsqueda. Una vez en 1602 estuve casi a punto de enfrentarme a ella pero llegué demasiado tarde y consiguió escapar.

El resto de mis años los dediqué a la caza pero no a la caza común. Tenía un instinto primario para luchar contra criaturas que solo caminan por las leyendas de los pueblos. Transmitiéndose entre generaciones de padres a hijos.

Vivo en la provincia de Ourense en una casa de madera alejada de la civilización y de cualquier ser humano en un par de kilómetros.

Hoy 31 de Agosto de 2011 estoy siguiendo a una manada de lobos cerca del pueblo ourensano llamado Lobios. Hace cinco dias ha aparecido un hombre de unos cuarenta años muerto por el ataque de algun animal salvaje. Las autoridades piensan en perros salvajes o alguna manada de lobos. Yo sin embargo se que lo ha matado la manada de lobos que estoy siguiendo.

La manada se compone de la pareja alfa y de cuatro lobos jovenes. Han pasado la mañana al lado de un riachuelo, el calor era asfixiante y no debían tener muchas ganas de moverse. Las horas fueron pasando y el anochecer se hecho encima. Es hora de saber si son lobos o algo más. Si son lobos escaparán al sentir mi presencia sus estómagos están llenos de lo que comieron ayer. Si por el contrario me hacen frente será por que son algo más.

Antes de ir hacia ellos vuelvo a comprobar mis dos dagas en cada pierna, dos espadas cortas cruzadas en mi espalda y dos Colt 45 en mis caderas. Acompañado por mi chaqueta de cuero marron oscura larga. Las hojas de acero toledano tienen grabado el símbolo de trisquel en cada lado.

Cuando levanto mi mirada para volver a ver a la manada, me llevo una sorpresa que casi me saca el corazón del sitio. La hembra alfa estaba a unos tres metros mirándome fijamente. Eché mis manos lentamente a las dagas de mis piernas, por si necesitaba un movimiento rápido.

El resto de la manada sigue en el rio. De repente la loba se transformó en humana. Una chica de unos 24 años, rubia de pelo largo, ojos claros y un cuerpo de infarto. Claramente estaba completamente desnuda. No dejaba de mirarme fijamente mientras soltaba una sonrisa pícara.

-¿No te vas a levantar?- dijo la mujer loba con tono sarcástico.

-Desde esta posición tengo una visión perfecta- Dijo Héctor con la misma sonrisa.

-Hombres... Así que por fin logré captar tu atención. ¿Eres el gran Héctor no?, el cazador de leyendas- Dijo la mujer loba.

-Conoces mi nombre y mi historia... veo que los chismorreos corren rápidos entre los bichos- Dijo Héctor levantándose.

La mujer loba hizo lo que parecía un gruñido pero siendo humana, realmente una gran estupidez, sonó bastante ridículo.

-No vuelvas a llamarme bicho o acabaré contigo- Dijo la mujer loba.

-¿Me estás amenazando?, jajaja- Dijo Héctor.

-No es una amenaza, es un advertencia. ¿En estos años no has aprendido la diferencia?- Dijo la mujer loba.

-He estado demasiado ocupado para ir al colegio- Dijo Héctor.

-Por cierto, me llamo Lucía- Dijo la mujer loba acercandose.

-¡No des un paso más!- Dijo Héctor sacando sus dos espadas cortas.

-Jajaja, ¿tienes miedo de una mujer desnuda?, no me dirás que no tengo un buen cuerpo- Dijo Lucía.

-Tengo que reconocerlo, para ser un bicho estás bastante bien- Dijo Héctor.

Lucía volvió a gruñir como la primera vez. Una vez más volvió a sonar igual de estúpido.

-Por favor, deja de hacer eso, suenas ridícula- Dijo Héctor.

-¿Puedes guardar tus juguetes?, no voy a hacerte nada malo...- dijo Lucía moviendose lentamente hacia Héctor. -Necesito tu ayuda- dijo Lucía dando vueltas al rededor de Héctor.

-No ayudo a bichos, solo me los cargo- Dijo Héctor.

Tan pronto decía eso, Lucía cogió un colt 45 de mi cadera y me apuntó a mis partes mas vulnerables.

-Si vuelves a decir bicho te mato- Dijo Lucía.

-¿Otra vez con amenazas?- Dijo Héctor.

Agarré la mano de Lucía mientras me giraba. No se como pero acabó en el suelo de espaldas y yo sentado encima suya con el colt 45 apuntando a su cabeza.

-¿Qué quieres?- Dijo Héctor.

-¿Puedes dejar de apuntarme con tu pistola?- Dijo Lucía -y sal de encima-.

Guardé mi Colt 45 y me levanté ayudándole a incorporarse.

-Los que me convirtieron. Me están siguiendo y no consigo quitármelos de encima. Quieren que me una a su manada.- Dijo Lucía.

-¿Y por qué no lo haces?- Dijo Héctor.

-Por que soy una buena chica... mujer loba... chica loba... da igual. Lo que sea. Quiero vivir tranquila sin tener problemas. Quiero que me dejes ir contigo. Se que a tu lado no tendré ningún problema, ellos te tienen miedo y jamás te seguirán, ni se acercarán- Dijo Lucía.

-No me vendría mal algo de compañía pero toma... ponte esta chaqueta, no vas a ir por ahí enseñando tu cuerpo a la gente- Dijo Héctor.

-Podría hacerlo tengo un cuerpazo jajaja. Gracias Héctor- Dijo Lucía abrazándose a héctor.

-No me las des, siempre quise tener una mascota. Hace años tenía un perro...- Dijo Héctor.

Lucía volvió a soltar el gruñido estúpido, mientras clavava sus ojos en mí.

-Has matado un hombre, eso no podrás volver a hacerlo- Dijo Héctor.

-Cuando me transformo pierdo el control, me cuesta controlarme- Dijo Lucía.

-No es luna llena, ¿por qué te transformas?. Todos los hombres lobo con los que me crucé, siempre se transformaban en luna llena- Dijo Héctor.

-No lo sé, yo puedo transformarme cuando quiero- Dijo Lucía.

Nuestra conversación se murió hasta que llegamos a mi casa.


Licencia Creative Commons
El Cazador de Leyendas - 1.- "La leyenda del hombre lobo" por Alberto Leiva Pallarés se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

sábado, 30 de julio de 2011

"No llores por lo que no tienes si no por lo que puedes perder"

Aquí estoy componiendo la que será otra de mis canciones. Ya tengo la letra y el ritmo, solo me queda dar algún retoque. La titularé "No llores por lo que no tienes sino por lo que puedes perder".

Esta noche actúo en el club "Lavie", una fiesta privada de un multimillonario que decidió comprar mi actuación.

Después de una ducha me visto y preparo mi guitarra para la actuación. Antes de marchar siempre voy a la habitación de mis premios. En trenta y cinco años como músico me han concedido más de doscientos premios. Me gusta mirarlos antes de una actuación. Me hacen retroceder al pasado, cuando canté mi primera canción al oido de una chica. Se llamaba Marie y compartimos un verano juntos. Los dos eramos demasiado jovenes pero decidimos jugar a lo que se le llama amor. Pronto nos dimos cuenta que aquello no estaba hecho para nosotros.

Tras este momento de reflexión me voy al garaje y me subo a mi coche. De camino al club me quedo atrapado en un atasco. Parece ser que no se va a despejar en bastante tiempo. Ha habido un accidente múltiple. No puedo esperar, tengo una actuación. Dar la vuelta con el coche me resultaría imposible. Mi única opción es bajarme e ir andando. No está demasiado lejos desde aquí, a media hora más o menos.

Al abrir la puerta me bajé y miré hacia atrás. El tiempo se hizo más lento pero no pude hacer nada. Cerré los ojos y me deje llevar. En mi cabeza resonó una melodía de violines que me hizo soltar una sonrisa en mi cara. Una moto de gran cilindrada acababa de impactar contra mi cuerpo. Podía sentir como me desplazaba por el aire a cámara lenta con mi sonrisa en la cara y mis violines tocando una melodía diseñada para este momento. La oscuridad se apoderó de mí mientras seguían sonando, hasta que se fueron alejando en la profundidad de lo oscuro.

La luz volvió a mis ojos, doloridos por tal acontecimiento. Estoy en la cama de un hospital. Lo que parece un médico me esta cegando con su linterna. Sus labios se mueven pero no puedo escucharle.

-Tendrá que hablar más alto si quiere que le escuche- Sorprendido continuó moviendo los labios pero no podía escuchar su voz. De hecho no escucho nada. Ni siquiera los violines que me hicieron feliz en un instante amargo.

La enfermera salió de la habitación para regresar con una pizarra y un rotulador. Se la entregó al médico quien empezó a escribir algo. "Tendremos que hacerle pruebas, tiene usted lo que parece una sordera temporal" – ¿Cómo?, ¿sordera temporal?- repliqué, mas por un impulso que con el uso de mi razón. No puede ser. Esto no me puede pasar a mi. La música es mi vida, los sonidos de la vida son mi melodía. No puede ser.

Los días fueron pasando, prueba tras prueba todo seguía igual, hasta que un dia el médico vino y me dijo que me darían el alta. Mis oidos se habían apagado para siempre. Mis violines se habían escapado, navegantes por el infinito de lo oscuro, sin destino... sin puerto donde atracar, vagando a la deriba en un mundo sin mar. En el accidente salí despedido diez metros cayendo con mi cabeza contra el suelo. En el impacto una parte de mi cerebro se desconecto. De tantas donde elegir, tuvieron que ser mis oidos... lo único que hacía que mi vida tuviera un sentido y una ilusión.

Una semana paso después de salir del Hospital. A punto de tomar el avión que me llevaría a New York. Una vez en el avión una azafata se acercó a mi. Me dijo algo que no pude entender. Cogí un papel que llevaba en mi bolsillo junto a un bolígrafo y escribí algo que resultó muy duro para mí. "Sordo". Arranqué el papel y me lo puse en el pecho. La azafata mostró su mejor cara de sorpresa y comenzó a hacer una serie de gestos que yo no podía entender. Le dije que no con la cabeza y se marchó. En todo el viaje no se volvió a acercar a mi hasta que llegamos a nuestro destino. Me hizo indicaciones que tenía que abrocharme el cinturon y se volvió a marchar.

Mi viaje llegaba a su final, no podía aguantar más esta agonía. Un silencio absoluto que me acompañaba ya demasiado tiempo. Supongo que lo que sentiría un pintor si perdiera la visión. Dejaría de ver los colores de la vida por navegar a la deriba junto a mis violines.

El Empire State Building... Entro y subo en el ascensor hasta lo más alto. Camino hasta el balcón, miro al sol por última vez, cierro mis ojos y doy un salto de liberación. Otra vez se vuelve a ralentizar el tiempo. La canción "One october song de Nico Stai"comienza a sonar en mi interior mientras danzo con el viento en mi descenso. Mis cadenas se han roto y el sonido que me dará mi libertad cada vez se hace más fuerte. Al igual que mi sonrisa.

Licencia Creative Commons
"No llores por lo que no tienes sino por lo que puedes perder" por Alberto Leiva Pallarés se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

jueves, 23 de junio de 2011

Un año con el Blog

Ya ha pasado un año desde que emprendí esta aventura en la que estoy seguro que no habrá retroceso ni parón. Quizás solo por motivación personal, por ilusión o ganas de poder llegar a realizar mis sueños. Todo empezó hace un año cuando mi amigo o debería decir hermano Juan me dijo que por que no hacia un blog y subía lo que tenía escrito. Al fin y al cabo mis historias solo las leíamos nosotros y al tener el blog me crearía la necesidad de seguir escribiendo. También me dijo que con que solo lo leyera una persona ya sería una victoria por que sería una persona más que antes.

La verdad que eso fue lo que me lanzó a crear el blog. Ese dia subí dos capítulos, uno "La historia de Jack" y el otro el de "El diario de Jensen". Nos fuimos por la noche a las hogueras de San Juan con la esperanza de llegar el dia siguiente y ver cuanta gente me había visitado el blog. Para mi sorpresa había 22 visitas lo que me llenó de satisfacción y ganas de seguir. En los dias posteriores comenzaron a llegar comentarios de los capítulos y las ganas de que salieran los nuevos para seguir leyendo. Sin querer o con poco conocimiento de lo que había empezado comencé a ilusionar a la gente con historias que antes solo estaban en mi cabeza.

En julio, España campeona del mundo, una celebración por todo lo alto. Una noche en la que en unión con mi amigo Juan vimos a un tio con un cono de obras diciendo "Soy un cono templario", vimos a un chico en el suelo con espuma en la boca, una bandera de España como manta y unos chicos diciendole ¡viva España!, una noche larga sin duda y llena de cosas extrañas y cómicas.

El resto del verano pasó sin mayores anécdotas que debieran ser contadas, después de un año y medio en el paro recibí una llamada para una oferta de trabajo. No era algo grandioso pero si algo que me mantendría bien económicamente y sin mayor esfuerzo. Al dia siguiente a dos horas de ir a la entrevista me llamaron para decirme que ya habían cogido a alguien... Una pena pero no le di mayor importancia, en septiembre empezaría mi primer año de universidad. Ilusionado de encontrarme con profesores universitarios. Si los de los ciclos me enseñaron mucho con estos nuevos docentes podría resolver miles de dudas que viven en mi cabeza. Para mi sorpresa en su mayoría eran unos incompetentes que no deberían ser llamados profesores, tan solo deberían llamarse funcionarios orgullosos y soberbios de los que no aprendería absolutamente casi nada.

Septiembre llegó, mientras seguía escribiendo capítulos de Jensen, algunas cartas de guerra, poemas y algún relato corto que se me fue ocurriendo por el camino. Quince dias antes de empezar mi camino universitario un extraño sueño de una situación en vida, me sorprendió y me descolocó. La visión de una chica increible, lo que llevaba años buscando y no daba encontrado. Me juré a mi mismo que intentaría localizar a esa persona y ver si todo era como en el sueño. Al empezar la universidad vi a esa chica, al principio sorprendido, al poco decidido a ver si realmente sería así. Quizás un estudio de la situación, quizás miedo a afrontar un nuevo camino me mantuvieron al margen. Cuatro meses tardé en encontrar una posible explicación a ese insólito hecho y aun así no es una explicación perfecta sino una simple hipótesis.

La universidad en este tiempo me fue defraudando, los profesores no eran lo que esperaba, mis conocimientos en matemáticas y física eran demasiado ausentes para lo que aquí se requería. En una mezcla entre querer entender, decepción y alguna que otra fiesta, fueron pasando los dias y los meses.

Una gran dolor y una pérdida hizo que el otoño y las navidades se llevaran de una forma algo complicada pero sabiendo que había que seguir.

Con el invierno en nuestras manos llegaron los primeros resultados a los exámenes en la universidad. Quizás no fueran lo deseado pero eso no impediría seguir trabajando y luchando. El blog se mantenía en un ritmo de visitas al dia, bastante aceptable. Los capítulos seguían llegando acompañados de comentarios que alentaban a seguir escribiendo sin detenimiento.

Por culpa de los exámenes de enero hubo varios retrasos en algunos capítulos. Aunque no podía escribir, no me impedía seguir imaginando el desarrollo de la historia.

A primeros de enero me llegó la noticia de que un periódico quería publicar uno de mis relatos. La idea me ilusionó y empecé a trabajar en ello.

A mitad de año, la universidad no iba bien, la chica tampoco y lo único que conseguía mantener la estabilidad era el blog. Un blog que seguía engordando por relatos, poesías y capítulos de Jensen. Comentarios que seguían alabando la hazaña que empezó como una aventura y solo el tiempo nos dirá como acabará.

El resto del invierno pasó entra altos y bajos, en ocasiones tocando fondo pero siempre levantándome de cada situación, reforzado y experimentado.

La primavera llegó, Jensen paralizado para poder escribir el final de la historia, convertirlo en formato libro y comenzar con su distribución en un mes pero la universidad pidió más esfuerzo y tuve que ir aplazándolo hasta el punto de aplazarlo hasta mediados de julio. La universidad seguía mal en lo que se refiere a notas pero genial con respecto a la gente. La chica después de una mala temporada volvió a aparecer.

Parecía que los tiempos habían cambiado que la suerte quizás por una vez estubiéra de mi lado. El blog seguía caminando pasito a pasito, lo poco que me dejaba la universidad.

El calor se había disparado y los primeros dias de playa llegaron en abril. Un agua no muy cálida pero refrescante para la temperatura que había en el exterior.

Mayo pasó bastante rápido y cuando todo parecía ir bien... A finales de mayo tuve la oportunidad de mirar a la muerte a la cara. Lo que me hizo ver las cosas desde otra perspectiva. Al dia siguiente sin poder esperarmelo volví a mirar a la muerte a la cara, solo que esta vez con un mensaje claro... tenía algo que hacer y no habría una tercera oportunidad de salir de ella. "O lo hacía o caía", ese fue el mensaje. Todo lo que dije que haría con respecto a la chica si se daba la ocasión no lo hice cuando se brindo la oportunidad y el mensaje fue claro. Asustado o quizás desesperado decidí hacer lo que tenía que haber hecho. Quizás no de la mejor forma ni con las mejores palabras pero conseguí lo que en ese momento necesitaba... Ganar mas tiempo. Al dia siguiente todo parecio volver a la normalidad. Desde esas no volví a mirar a la muerte a la cara, quizas ya habia hecho lo que tenía que hacer sin pensar en las consecuencias.

Todo esto nos lleva a junio, la universidad casi terminada y sin opción a aprobar, el blog sigue tirando pasito a pasito y la chica perdida entre interrogantes que quién sabe si algún dia podrán llegar a tener respuesta.

Hoy estoy aquí, ordenando todos estos caracteres para formar una idea generalizada de lo que ha sido para mi este año. En unos minutos me iré otra vez a las hogueras y ver que me deparará mi segundo año con el blog.

martes, 21 de junio de 2011

"La historia de mi vida"

Hoy vuelvo a pensar en ti
porque no consigo despejarme
vienes como un rayo
que atraviesa todo mi cuerpo
encendiendo mi corazón
que desesperado se pone a latir
cuando te ve venir.

Te miro a los ojos
para asi intentar calmarlo
pero no puedo conseguirlo.
Mis ojos escapan de tu mirada
que me acecha y me hace sentir,
como si fuera tu presa.

Pienso y pienso como acercarme
como decirte que te extraño cuando no estás
que te quiero cuando te veo
que te deseo cuando me rozas.
Quisiera poder decirte que te amo
desde lo más profundo de mi ser
pero a veces siento que tú no me deseas.

A veces la distancia nos separa
pero cierro mis ojos y consigo verte.
Tu negro cabello,
tus suaves y calidas manos,
tu dulce mirada
y tu excitante perfume
me transportan a tu lado
imaginado pero deseado
en el que los dos nos abrazamos
y nos decimos que nos amamos.

Si un dia no puedo estar a tu lado
curioso y ansioso
te buscaré entre la gente,
cuando te encuentre te miraré
y para mi sorpresa ahí estarás tú...
mirándome con tus ojos
que han decidido llevarse
tu sonrisa por compañera
y con este simple gesto
consigues que me sienta vivo otra vez.

Quiero correr y decirte lo que siento
pero no me atrevo por mi miedo.
Miedo a perderte,
miedo a quererte,
miedo a que me digas te quiero
miedo a que te rias de mis sentimientos
no se por que pero aun así
solo podría decirte, que te quiero.


Licencia Creative Commons
"La historia de mi vida" por Alberto Leiva Pallares se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

lunes, 23 de mayo de 2011

Nuestro sueño

Hoy he vuelto a caer en este parking de supermercado. Paralizado puedo ver a unos diez metros la rampa que me lleva a la salida. Hacia ella camina una chica de una estatura media con pelo largo y un andar rápido y nervioso. Detrás suya van tres chicos que parecen estar siguiendola. Detrás mia una voz enfadada me empuja diciendome que deje de hacer el gilipollas. Impulsado por el empujón comienzo a caminar hacia la chica. Adelanto a los tres chicos y consigo llegar hasta su posición. Me coloco a su izquierda y comienzo a pasar mi brazo derecho por su espalda hasta llegar su cintura. Los tres chicos al verme dan la vuelta y se marchan. Mientras comenzamos a subir la rampa de salida le digo que no se preocupe que ya estoy yo con ella y que no le pasará nada. Ella se detiene me mira y me vuelvo a quedar paralizado.



Su rostro iluminado por el sol me atrapa en el tiempo mientras observo mi alrededor. Al final de la rampa puedo ver dos árboles grandes con hojas verdes como se mueven con el viento. Escucho el canto de algún pájaro que intenta decirme que todo es perfecto. Puedo sentir el calor producido por los rayos de sol chocando contra mi piel. Puedo oler tu perfume que me hace volver a mirarte. A tus ojos color miel clareados por el sol. Una sonrisa nace en tus labios que se abalanzan hacia los mios.



No puede ser, una serie de imágenes recorren mi cabeza a una velocidad espasmosa. En décimas de segundo puedo vernos a los dos en otras épocas, con otras ropas pero siendo nosotros en la misma situación que en esta. Separas tus labios de los mios y te vuelves a quedar mirándome. Tu cara es el reflejo de una exprsión de alivio y satisfacción. Me preguntas "¿Dónde te habías metido?", que me estabas buscando y yo no se otra cosa que no sea decirte "Siempre estuve aquí, esperando a que llegaras". Me vuelves a besar y vuelvo a sentir esa sensación de paz, de tranquilidad, de saber que todo está bien.



Si ahora me preguntaran si existe el paraiso, no podría negarlo, ahora mismo lo estoy sintiendo.



Me dices que nos vayamos. Acabamos de subir la rampa y nos metemos en un coche, en el que llevados por la pasión y el deseo de volver a reencontrarnos, nos retorcemos el uno con el otro hasta sentirnos como si solo fueramos uno.



Mi siguiente imagen no es otra que la del despertar en una realidad completamente distinta. Bajado del mismisimo paraíso, sin ti, sin tu cariño, desnudo de todo sentimiento me levanto y se lo cuento a mi mejor amigo, quien me dice que solo ha sido otro sueño. Le explico que ha sido distinto a los demás sueños, puedo recordar todo lo vivido en él y lo mas importante que puedo recordar tu rostro, tu olor, tu voz y tu amor. Desde ese mismo momento decido buscarte por este infierno al que llamamos vida. Sin mayor novedad pasan los dias hasta que quince dias después, cuando no cabía la más mínima esperanza, bajando unas escaleras no muy largas pero que si me parecieron interminables al ver que allí estabas, clavando tus ojos en mí como si pudieras recordar nuestro amor en nuestro sueño.




Licencia Creative Commons
Nuestro sueño por Alberto Leiva Pallares se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

jueves, 21 de abril de 2011

"Momentos previos"

Desde el momento en que te vi por primera vez
supe que serías difícil de olvidar
como para un marinero la mar
tu llegaste a mí como la luz a la oscuridad
una luz llena de esperanza
y de ilusión por volverme a enamorar.

Todavía no veo el momento,
ese momento de decirte lo que pienso
o ese momento de poder contarte lo que siento.

Quizás mis ojos me delaten
si pienso que te quiero
o mis palabras me traicionen
si me pierdo en tu mirada
pero se que no podré dejar de pensar
que algún dia extraño
nuestros mundos conseguirán chocar
y daremos fruto a un mundo nuevo, lejano,
donde solo nosotros estaremos invitados.

Licencia Creative Commons
Momentos previos por Alberto Leiva Pallarés se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en albertoleiva.blogspot.com.

viernes, 25 de marzo de 2011

"Carta de guerra 5"

“El síndrome del alma robada”



Queridos mamá y papá, os escribo desde Orsha, ciudad perteneciente antiguamente al país de Bielorrusia. Hoy he luchado por primera vez en el frente. He disparado y he alcanzado a un soldado de la alianza rebelde. Después de eso he sufrido lo que los demás soldados llaman "El síndrome del alma robada".

Ese nombre se le da a la primera muerte que consigues en batalla. Sientes pena, tristeza, desolación y un montón de sentimientos juntos luchando por ser el más fuerte. Piensas que esa persona a la que acabas de matar podrías ser tú, piensas en su familia, piensas que hace nada estaba respirando y que una simple acción le impide volver a hacerlo, piensas que jamás podrá volver a sentir amor, felicidad, nervios, estrés, pena, etc.

Malley, Josh y los demás muchachos del tercer batallón me dijeron que solo hay dos opciones después de padecer "El síndrome del alma robada". El primero es aceptarlo y seguir adelante y el segundo es, obsesionarse, empezando a crear un circulo de locura en el que finalmente quedas atrapado y no puedes salir, con un final tan trágico como el de la víctima que lo provocó.

Aun no sé en que punto estoy, si podré soportarlo o no. Después de matarlo me resguarde en la pared, debajo de una ventana durante unos minutos. Al poco volví a empuñar mi fusil y fui incapaz de volver a disparar. Mi mano se agarrotó de tal manera que me tuve que volver a resguardar. Unos temblores comenzaron a surgir en mis piernas y en mis brazos. Cuando todo terminó por mucho que intenté levantarme no fui capaz. Era como si mi cuerpo pesara 300Kg.

El Teniente Houstov se acercó a mí, me miró fijamente y con un tono de voz fuerte y con seguridad me dijo. "Vamos Jeffstoon, levante su culo del suelo y corra hacia el siguiente objetivo con sus compañeros o yo mismo le meteré una bala en la cabeza". Como si de una medicina milagrosa se tratase, sus palabras rompieron mi bloqueo. Mis piernas y mis brazos dejaron de temblar. Malley me ayudó a levantarme y corrimos hacia el siguiente objetivo.

Ahora os escribo desde la base dentro de la ciudad, sin saber muy bien como seguirá esto. Espero que todo os vaya bien y que tengáis algo que comer todos los días.

Con esto me despido, espero poder enviaros mas cartas y recibir las vuestras.



Os quiere, vuestro hijo: Jeffstoon Lawer Blackwood.


Licencia de Creative Commons
“El síndrome del alma robada” by Alberto Leiva Pallarés is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Caballero sin sombra

No estoy muy orgulloso de la forma en la que la escribí pero si estoy orgulloso de l oque quiero transmitir. Espero vuestras opiniones como siempre. Gracias a todos por vuestro apoyo constante que tan bien viene en los momentos mas duros.


"Caballero sin sombra"

Clase y honor te definen
caballero de las sombras
azote de la injusticia
rebelde sin corazón
arrancado por la tormenta
que antaño fue calma.

Donde antes hubo luz
ahora solo quedan sombras
iluminadas por leves destellos
que solo enturbian tu mirar.

Sobre tu fuerte caballo
no cesas en tu caminar
por distintos parajes te moveras
luchando en distintas batallas
contra criaturas dificiles de doblegar.

El miedo te intentará atrapar
pero solo tú lo lograrás parar
con tu fuerza y tu voluntad
podrás conquistar, todos los niveles
a los que te has de enfrentar.

La batalla ha sido larga
y tus cicatrices a veces ocultas
demuestran la dureza
a la que te tuviste que enfrentar.

Ahora es momento de gozar
de la libertad de tu pensar
la calma ha llegado a ti
y solo permitirás que se vuelva a enturbiar
por alguien que te guíe en tu duro caminar.

Licencia de Creative Commons
Caballero sin sombra by Alberto Leiva Pallarés is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

lunes, 7 de febrero de 2011

Un sucio almacén (Publicado en el diario "La tribuna de Albacete")



"Un sucio almacén"

Aquí estoy tirado en un sucio almacén con una bala en el hombro y una conmoción cerebral
producida por un bate de baseball. Mi nombre es Robert Sniton, entrenado por el servicio secreto en seguridad nacional. Se me ha encargado la misión de localizar y neutralizar a Valeria Torino.

En mi primer encuentro... he fracasado.
Todo iba bien, llegué al almacén, me colé en el interior sin hacer saltar la alarma y sin ser
visto por los servicios de seguridad. Valeria estaba en el interior de un despacho. Conseguí llegar
hasta ella pero he subestimado su poder. La tenía a punto... ya era mía... estaba a menos de medio metro dispuesto a cumplir mi misión pero ella se giró a una velocidad de vértigo, golpeándome con la culata de su pistola en la garganta.

Después de un largo y doloroso interrogatorio vino un hombre caucásico comunicándole a
Valeria algo que le hizo enloquecer. Sacó su pistola y lo fulminó. Se acercó a mí, me puso la pistola
en mi hombro izquierdo y disparó sin previo aviso. Me dijo que para un agente secreto solo hay una muerte posible, disparo y dejar inconsciente para así morir desangrado sin poder escapar de su trágico destino. Después de eso cogió un bate de baseball y me dejó fuera de servicio con un solo golpe.

Consigo levantarme apoyándome contra la pared. Un charco de sangre desvía mis
pensamientos hasta el suelo. Cuando consigo volver a concentrarme en mi propia supervivencia
compruebo con mi borrosa mirada que todos se han marchado. El cuerpo del hombre caucásico
sigue ahí tirado con su disparo en la cabeza. Camino hacia el entre tambaleos. Cuando consigo llegar no puedo evitar caerme encima del. Quizás tenga un nombre o algo que me pueda dar una pista para seguir a Valeria. En un bolsillo interior de su chaqueta de cuero tiene una cartera. Dentro tiene un documento de identidad y una nota escrita con un bolígrafo de tinta negra. Su nombre es "Dimitri Korvasshin" y en la nota pone "Plaza roja, Mosku 13 de junio". Ya tengo un destino, eso será dentro de tres días.

Tengo que salir de aquí sea como sea. Consigo ponerme en pie otra vez y entre tambaleos
consigo llegar a la puerta principal. El sol calienta mi cuerpo herido y casi desangrado. No queda ni rastro de Valeria y sus matones.

Hay un coche, puede que sea el del hombre ruso. Me acerco hasta el y veo que tiene las llaves puestas. Mi billete de huida. La próxima vez no te me escaparás... Valeria Torino.

Biografía.

Alberto Leiva Pallarés nació en Vigo un 16 de noviembre de 1986. Este joven de 24 años es el autor del relato corto Un sucio almacén que publicamos hoy. Sus comienzos en la escritura comenzaron ya de pequeño, participando en concursos de su colegio. Actualmente está cursando el Grado de Telecomunicaciones en la Universidad de Vigo. Anteriormente consiguió el título de técnico superior en informática. Este último año Alberto, animado por un amigo decidió crear un blog en donde publicar todo lo que tenía escrito. A modo de reto y obligación, comenzó a escribir lo que será su primera novela El diario de Jensen. Con el reto de publicar cada jueves un nuevo capítulo como si de una serie de televisión se tratase. Además empezó a escribir Cartas de guerra. En ellas se intenta recrear cartas de civiles y soldados a sus seres queridos. El joven escritor vigués también tiene escritas una gran cantidad de poesías, algunas teorías basadas en conclusiones propias y otros documentos. Alberto publica todo lo que escribe en su blog llamado Todo final tiene un comienzo. Su forma de escribir se basa en el detalle y en recrear las escenas y las situaciones de las historias como si estuviéramos viendo una película. Gran aficionado al cine y a las series, Alberto sueña con poder llevar a la gran pantalla alguna de sus obras y así poder dedicarse a lo que realmente le llena de orgullo y satisfacción. Este año nos traerá su primera novela El diario de Jensen, ya sea con alguna editorial o por libre.

Ilustración: Elena Arribas

Bueno, primero agradecerle al periódico "La tribuna de Albacete", la publicación de mi relato en su diario, en segundo lugar a "Triada Ultramarina Literaria" por ponerse en contacto conmigo para la realización del Relato y por último agradecerle a "Elena Arribas", su gran visión a la hora de crear una ilustración que a mi me parecia imposible poder hacer. En el momento que la vi supe que no podría haber una ilustración mejor que esa para este relato. Por petición de varias personas, habrá más entregas de esta historia en mi blog. Un saludo para todos y espero vuestras opiniones como siempre.

jueves, 27 de enero de 2011

El cerdito Kurtly y su amigo "Ven aquí"

Bueno, osdejootro relato corto. Esta vez uno comico. Intente pensar en uno romantico pero nofui capaz. Me vino está idea y me vi obligado a escribirla. Jajaja. Mañana escribire una romantica. saludos y espero que os guste.


El cerdito Kurtly y su amigo "Ven aquí"



El sol comienza a marcharse en la granja. Así le llama la lechona del humano a este lugar. Para mí es mi casa. Aquí nací junto a mis ocho hermanos. Aun recuerdo las peleas que teníamos por coger una teta de nuestra madre para comer... Que tiempos aquellos. Recuerdo aquel frío que hacía cuando era pequeño. Siempre caía agua del cielo. Ahora empieza a hacer calor.

"Ven aquí", el perro de la granja, dice que el humano le llamó “Octubre” al momento en que nacimos y que ahora estamos en “Marzo”. No sé muy bien a que se refiere, creo que dice esas cosas por hacerse el interesante. Suele venir varias veces al día a contarme sus historias. Que si hoy fui al pueblo, que si hoy fui de caza y conseguí atrapar una bestia voladora, etc. Quizás sea demasiado mayor y tenga la necesidad de hablar con alguien. La soledad es una limpia bañera, aagghhh solo de pensar en eso me dan escalofríos. Sin pensarlo corro hacia un charco de barro y me tiro en el.

Ohhhh, esto es vida y que gusto cuando la panza se te hunde en el barro.

Dios... no... ahí viene la lechona humana. Según "Ven aquí", tiene cuatro años, jajaja perro loco. Mierda, que manía tiene de tirarme al suelo boca arriba y hacerme pedorretas en la barriga. Es algo que detesto, grito para que pare pero no se detiene. Finalmente me pone de lado y se me tira encima, aghhh.

-Mi querido cerdito Kurtly, hoy he ido al pueblo con mi mamá y me compró unas golosinas en una tienda que se llamaba”Dulces”. Unos niños de allí me dijeron que si comes una de cada tienes superpoderes y te conviertes en el más fuerte del mundo. Pero mamá no me deja comer muchas, dice que si como muchas luego me dolerá la barriga. ¿A que tú también quieres golosinas Kurtly?.

-Guiiiiiiiiiiiiiggggggggg.

Por fin se fue. Tengo que hablar con "Ven aquí", seguro que desconoce el poder de esas "golosinas".

El tiempo pasa y ese maldito perro no da venido. ¿qué estará haciendo?, seguro que anda otra vez detrás de esa tal Molly. Según él es una perra enorme y que desprende un olor tan grande que le vuelve loco.

La noche se apodera de la granja. Parece que escucho un ruido, seguro que es él.

-Hey, "Ven aquí". ¿por qué tardaste tanto?.

-Perdona Kurtly, por la tarde he estado con Molly, mmmmm. Y ahora estuve con la cachorro humana que estaba comiendo un bocadillo de jamón.

-¿Qué es jamón?.

-Mmmm, creo que es mejor que no lo sepas. Pero dime, ¿por qué me esperabas?.

-La lechona humana me dijo que en el pueblo hay una tienda que se llama "Dulces" y que si comes una "golosina" de cada, consigues superpoderes y te conviertes en el más fuerte del mundo. Imagínate lo que podríamos hacer...

-Mmmm, Molly me amaría por mis poderosas patas y mi abdomen seductor.

-Si... Si... Claro... Ahora busca la forma de sacarme de aquí y vayamos al pueblo. ¿Tú sabes ir no?.

-Si pero... ¿por qué iba a querer que vinieras conmigo, Molly es para mi no para ti?.

-Perro idiota, a mi no me interesa Molly pero si que quiero ser el cerdo más fuerte del mundo. Últimamente no me miran igual en el barro. Dicen que estoy muy delgado...

-Está bien, te sacaré pero Molly es mía recuérdalo.

"Ven aquí", salta en la puerta y consigue abrirla. Salgo corriendo lo más rápido que puedo y emprendemos nuestra caminata.

-Oye, vete mas despacio... soy un cerdo.

-¿Cómo, no puedes ir mas rápido?

-No, así que vete a mi paso. ¿Tú sabes llegar al pueblo no?.

-Si, deja de preguntarlo. Tenemos que ir por esta carretera hasta abajo.

-¿Oye, nunca me contaste por qué te llamas "Ven aquí"?.

-Ya sabes lo raros que son los humanos... El humano siempre me dice: "Boby, ven aquí. Ven aquí. Ven aquí". Lo que mas repite es "Ven aquí", con lo que deduje que es mi nombre.

-Pues ahora que lo dices, tiene lógica. Que raros son. A mi la humana me llama cerdito Kurtly.

Tras una larga caminata, el sol comienza a salir. Iluminando nuestro camino.

-Ya hemos llegado. Este es el pueblo.

-Ohhh, mira cuantos humanos. Mmm ¿Tengo algo pegado?, no dejan de mirarnos.

-Jajaja, se nota que eres de granja. En el pueblo es normal y si pones cara triste te dan comida.

-Sabes cual es la tienda que se llama "Dulces".

-Querido Kurtly, aquí lo mejor es preguntar. -Perdone, sabe donde está la tienda "Dulces".

-Sal del medio chucho, vete a ladrarle a otro.

-Oiga, es usted un maleducado. ¡Mierda!, ¡kurtly corre tiene una vara de fresno!.

-Ya veo, lo mejor es preguntar... ¿Qué haces?

-Con la carrerita me entraron ganas...

-Ohhh dios, que mal huele, que diablos comiste.

-Jamón ya te lo he dicho.

-Sigamos buscando. Tú eres un perro, ¿No puedes oler el suelo y encontrar un rastro?.

-Cierto, por aquí huele al humano que está con nosotros.

-Se acabó. Nos ha pillado.

Nuestro sueño de comer las golosinas se ha esfumado por hoy. Sin saber como apareció el humano de la granja en el pueblo. Nos subió a su camioneta y nos volvió a llevar a la granja. Hoy no pudo ser pero prometo volver a intentarlo más veces. Prometo encontrar esas golosinas y convertirme en el cerdo más fuerte del mundo.


Licencia de Creative Commons
El cerdito Kurtly y sus amigo "Ven aquí" by Alberto Leiva Pallarés is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

miércoles, 26 de enero de 2011

Sangre en el hotel

Y aquí os dejo el relato corto del que os pedí tema. Espero que os guste y espero vuestras opiniones. Saludos



"Sangre en el hotel"


Y aquí estamos los dos. Apuntándonos a la cabeza con nuestras pistolas. Giramos lentamente en el sentido opuesto a las agujas del reloj. Sin pestañear, sin mover ni un musculo de nuestras caras. Franccesca... Franccesca Gillianni. Lider de los Gillianni. Una mafia italiana con dominios en todo el mundo.


Su pelo negro se mueve libremente con cada uno de sus pasos. Sus ojos color miel se clavan en mí, intentando colarse en mi cabeza. Una leve sonrisa brota en su cara.


-¿Que piensas hacer, John Burton?-.


-Pienso meter una bala de mi pistola en tu retorcida cabeza y vengar a Marie-.


-Ohh, la Belle Marie... No hacia mas que suplicar. Tuve que dispararle... me estaba levantando dolor de cabeza-


-Sucia bastar... ahhhh-


Un fuerte golpe en la cabeza me tiró al suelo, desorientado y con el sonido distorsionado. Intento levantarme pero una patada en la cabeza consigue dejarme sin sentido.


Una voz y lo que parecen unas palmadas en mi cara consiguen despertarme. Mierda, estoy atado a una silla. Un reguero de sangre corre por mi cara hasta caer en mi camisa. En frente mía esta Franccesca, con su vestido negro ajustado caminando hacia mi.


Se sienta encima mía y comienza a desabrochar mi camisa. Su mirada se aferra a mis ojos consiguiendo que no pueda pensar en nada que no sea desearla. Desear cada milímetro de su piel. Acerca sus labios a los míos y sin apenas rozarse comienza a susurrarme en mi oído izquierdo.


-Tuviste que irte con Marie, cuando podías haber estado conmigo. Es algo que jamás te perdonaré-


-Nunca tendría nada con una escoria como tú- Dijo John mientras le escupía en la cara una mezcla entre saliva y sangre.


Si supiera que su cara iba a ser esa, lo habría dicho antes. Su cabeza golpeó la mía y su puño derecho me golpeó en las costillas fracturando algunas de ellas.


Se levantó y caminó hacia la ventana. Era mi momento, ahora o nunca. Su mirada no me atrapaba, me levanté y golpeé la silla contra su espalda, rompiéndola de un golpe. Su pistola se deslizó por el suelo mientras ella se retorcía en el suelo. Empuñé la pistola y le apunté a la cabeza.


-Mataste a Marie, mi mujer. Ella no pertenecía a ninguna mafia pero a ti pareció no importarte-


-A ti no te importó matar a Antonio Gillianni, mi padre-


-El era un asesino, frío y calculador. Sus muertes se contaban por miles-


-Pagarás por esto, John Burton-


-No, esta vez no... Se acabo Franccesca-


El sonido del disparo se apoderó de la habitación del hotel. El cuerpo de Franccesca Gilliani comenzaba a mancharse por la sangre que salía de su cabeza. Podía escuchar los pasos de los hombres de Franccesca subiendo por las escaleras pero ya no me importaba. Mi final había llegado...


Se ha acabado Marie... Mi amor... Me acerqué a la ventana y miré al sol por última vez. Pude escuchar la puerta de la habitación abriéndose. Alcé la pistola con mi mano derecha, apoyando el cañón de la pistola aun caliente en mi sien derecha y justo en ese momento tras una gran bocanada de aire apreté el gatillo.




Licencia de Creative Commons
Sangre en el hotel by Alberto Leiva Pallarés is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

miércoles, 19 de enero de 2011

"Teoría de puertas"

Bueno, os dejo otra de mis teorías. Espero vuestros comentarios y vuestras formas de verlo. Saludos


"Teoría de puertas"



Podemos pensar que en nuestro cerebro hay miles o millones de puertas. En un principio todas están cerradas. Estas se van abriendo segun vamos evolucionando en nuestra vida diaria. Ya sea por que tocamos algo, por que de repente llegamos a una conclusión que antes no eramos capaces de entender o porque escuchamos algo.

Pensé en esta teoría, cuando un día me di cuenta que podía visualizar en mi cabeza un objeto en tres dimensiones, cuando antes no era capaz de hacerlo. Entonces pensé que había visto algo, tocado algo o escuchado algo, que me había hecho desbloquear y abrir esa puerta de mi cerebro que me permite hacerlo.

Al igual que nos pasa con multitud de cosas en nuestra vida diaria. También pienso que hay puertas que si no las conseguimos abrir en la niñez, no vamos a poder abrirlas en la edad adulta. Esto nos haría hablar de distintos niveles o distintos tipos de puertas.

En cualqueir caso creo que la inteligencia de una persona la podemos cambiar luchando por abrir las puertas que se resisten a abrirse.

Cuando alguien dice, "Pienso conseguir hacer eso, porque voy a estar convencido al cien por cien de que puedo hacerlo". No estamos haciendo más que enfocar toda nuestra atención y nuestros canales receptivos hacia algo que nos lleve a romper esa puerta y abrirla.

Pues esto lo pensé estando en la playa, miré al agua, me tumbé, miré al cielo despejado, cerré los ojos y vi una gota de agua en mi cabeza en tres dimensiones. Pudiendo moverla a mi antojo. Desde ese momento soy capaz de visualizar objetos en tres dimensiones en mi cabeza.

Sin más esta es mi "teoría de puertas".



Licencia de Creative Commons
"Teoría de puertas" by Alberto Leiva Pallarés is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

domingo, 16 de enero de 2011

"Teoría de capas"

Bueno os dejo otra de mis teorías. Esta me llevó a pensar que nuestra existencia en si no tenia lógica pero no recuerdo como llegué a esa conclusión. Espero vuestros comentarios como con las otras y que cada uno aplicando su lógica consigamos enriquecernos más con el trabajo de nuestros cerebros.



"Teoría de capas"



Después de mucho observar y ver las cosas que nos rodean. Conseguí llegar a la conclusión de que todo está formado por capas, es decir, si pensamos en algo sencillo como una cebolla. Veremos que si quitamos la piel llegamos a una capa y si la quitamos, llegamos a otra capa y luego a otra, a otra, hasta llegar al núcleo central.

Pienso que la solución a las respuestas siempre la tenemos a nuestro al rededor y que la mejor manera de pensar en como puede ser el espacio y lo que pueda haber mas allá, es según lo que tenemos en nuestro entorno.

Os preguntareis, ¿Qué estás diciendo que el universo es una cebolla?. Pues ciertamente podríamos pensar que es así. Si tomamos nuestro planeta como núcleo central, observamos que hay más núcleos (soles, planetas, etc.). Al ver que hay varios núcleos podríamos decir que entre ellos forman una capa. Si luego cogemos la teoría de varios universos, estaríamos viendo otra capa, solo que esta vez formada por universos. Mi idea es que después de la capa de los universos tiene que haber otra capa, luego otra capa y así hasta el infinito.

Luego nos podríamos preguntar, ¿si el infinito es finito?, eso entraría dentro de otra de mis teorías. Decir infinito no es más que hablar de una cadena de finitos. Pueden formar una estructura circular y así parecer infinito aunque estaríamos recorriendo un ciclo.

Habrá alguien que me diga, "está muy bien pero yo creo en un dios. El creo nuestro mundo". Pues yo con esta teoría lo que busco no es como nos creamos, o como nos formamos, o como llegamos a ser lo que ahora somos. Lo que quiero intentar saber es lo que hay por encima de lo que vemos o podemos intuir que hay.

Si decimos, vale. Cojamos la idea de que todo lo que nos rodea lo creo un ser superior. Iríamos a la capa de universos y a la siguiente capa, le pondríamos el nombre de ese dios o de todos los dioses. ¿Pero esos dioses tuvieron que salir de algún lado?. Con lo cual tendríamos la siguiente capa por encima de ellos, y luego otra capa y luego otra, etc.



Licencia de Creative Commons
Teoría de los capas by Alberto Leiva Pallarés is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

sábado, 15 de enero de 2011

"Teoría de los caminos"

Bueno os dejo otra de mis teorías. Para mi es un placer debatir estos temas con vosotros, así que os animo a todos a leerlo y a compartir vuestros pensamientos conmigo y juntos llegar a nuestras propias conclusiones. Saludos


"Teoría de los caminos"


En estos últimos años he estado observando que todo tiene un por qué y aunque nosotros decidamos o escojamos que hacer si hay algo que tiene que pasar pasará y si hay algo que puede pasar o no pienso que esta en nuestra mano el elegirlo mediante nuestras acciones o nuestras decisiones.

Si pensamos en la vida como en un camino en que cada vez que tenemos que tomar una decisión ya sea algo importante como elegir o no un trabajo o si vamos por esta calle o por la otra, casi siempre tendremos dos caminos. Nosotros elegimos cual tomar, este a su vez nos llevará a otros dos caminos y el que elijamos nos llevará a otros dos caminos y así hasta nuestra muerte.

Según el camino que elegimos pasarán unas cosas o pasarán otras, es decir, yo puedo evitar una situación el tiempo que quiera o porque involuntariamente según mis elecciones pase así. Que al final si tenemos que llegar a un camino, llegaremos. Lo que en otras palabras entendemos por "si tiene que pasar pasará".

Si cogemos la “teoría de los sueños” y volvemos al "soñé con algo muy real. Algo que parecía que lo estaba viviendo realmente", pues en ese momento está en nuestra mano que pase o que no, según nuestras elecciones. Claramente no sabemos que hay que hacer para llegar a esas situaciones pero podemos pensar que esos sueños "premonitorios" son una meta que podemos alcanzar con nuestras decisiones.

Como observáis yo no pienso en la existencia de un dios ni en que algo pase por que esté escrito, ni por que alguien me dijo que era así. Tampoco pienso que las cosas pasen simplemente por casualidad. Mi experiencia ahora mismo, tras estos años de observación y de distintas formas de verlo, he conseguido llegar a esta "Teoría de los caminos". No creo que todo tenga que ser negro o todo tenga que ser blanco. Pienso que ya que tenemos las dos ideas, escojamos lo que más se acerque a lo que nosotros vivimos día a día y construyamos una nueva forma de verlo. Que en vez de verlo negro o blanco consigamos verlo en un gris con blancos, negros y espacios sin colorear. (Esos espacios sin colorear son las futuras conclusiones).

En resumen, cada camino tiene elección de dos caminos y a su vez esos dos caminos cada uno tiene dos caminos más. Imaginaros la cantidad de caminos que nos podemos encontrar a lo largo del día. Si algo tiene que pasar sí o sí, da igual que camino elijamos, porque en un momento dado pasaremos por ese camino. En nuestra mano está que ese camino se haga corto o largo.
Por otra parte si algo puede pasar o no, si no conseguimos elegirlo se quedará atrás en nuestro largo caminar, hasta la gran meta final.



Licencia de Creative Commons
Teoría de los caminos by Alberto Leiva Pallarés is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License

viernes, 14 de enero de 2011

Bueno, os dejo una de mis teorías personales con la esperanza de que me la rompáis con vuestro conocimiento y vuestra forma de entender las cosas y asi llegar a un objetivo común que es evolucionar juntos. Tengo un montón de "teorías" de estas en mi cabeza y se me ocurrio la idea de ir redactandolas y subiendolas al blog para compartirlas convosotros y que no se queden solo en mi cabeza. Espero vuestra crítica más que nunca. Saludos y espero despertaros una curiosidad hacia estos temas que a mi me parecen fascinantes. Todo lo que se aleje de lo racional o lo que podamos entender facilmente se merece nuestra ilusión y nuestra forma de entender.


"Teoría de los sueños"

Si nos fijamos veremos que un tercio de nuestra vida lo pasamos durmiendo. Mientras dormimos tenemos sueños unas veces los recordamos otras no. Pero si nos detenemos a analizar los sueños en si, veremos que hay varios tipos de sueños:

1.- Los hay que son simple ficción.

2.- Hay algunos que son como reales, como si realmente lo estuviéramos viviendo. Podemos sentir todo lo que nos rodea como si realmente nos estuviera pasando.

3.- Otros son simples situaciones cotidianas que aunque no encontramos lógica a lo largo de poco tiempo vemos que pasan realmente, es decir, estamos en nuestra vida "real" y de repente recordamos el sueño y podemos saber lo que va a pasar. Si es un diálogo sabremos lo que va a decir cada uno, o cualquier otra cosa.

Ahora mismo vamos a hablar solo del 2 y el 3. En todos ellos hay algo en común. Después de tener algunos sueños interesantes y que me llevaron a pensar en esto, llegué a varias conclusiones.

1.- Simple casualidad.

2.- Capacidad para ver el futuro (en el caso de que se pueda mover el espacio tiempo a nuestro antojo involuntariamente).

3.- Algún tipo de conexión.

Pues después de varios meses de reflexión conseguí llegar a una posible solución lógica.

Si pensamos en la teoría de varios universos paralelos, en los que en cada uno de ellos tenemos un tipo de vida distinto. Por ejemplo, si lanzamos una moneda en uno de ellos, tendremos todo tipo de variantes o cambios. Si por ejemplo ponemos que hay cuatro universos, en el primero nos saldrá cara, en el segundo cruz, en el tercero no lanzaremos la moneda y en el cuarto no tendremos moneda. Esto suponiendo que son cuatro universos. En el caso de que fueran más pues obtendríamos diversos resultados. Si ahora nos preguntamos ¿cómo encajamos esto en los sueños?. Bien, si decimos que cada vez que nos dormimos vemos (soñamos) lo que pasa en uno de esos universos tenemos la solución a cada uno de nuestros sueños, es decir, si ahora decimos que hay tres universos, presente, pasado y futuro. Cada vez que nos durmamos soñaremos con uno de ellos en un orden. Primero presente, luego pasado y luego futuro. En teoría deberíamos borrar la información que hemos visto antes de despertarnos pero muchas veces hay fallos y no se borra, (somos humanos). En ese momento recordamos esos sueños de una posible situación. Eso quiere decir que hemos visto o soñado el futuro y en el momento que pase recordaremos a la perfección ese sueño si no lo hacíamos ya.

Para haceros una idea os pongo el caso de un sueño en el que podéis ver a una persona, podéis escuchar su voz, podéis sentir el calor del sol, el canto de los pájaros, etc. El único inconveniente es que aunque veis perfectamente como es la persona no la conocéis en vuestra vida y nunca la visteis. Para vuestra sorpresa al paso de los días os lleváis la sorpresa de ver a esa persona y es tal cual la visteis en vuestro sueño. La única explicación lógica que se me ocurre es esta que os expongo. Podriamos decir que cuando dormimos echamos un ojo a los distintos universos en el caso de que así fuera.

Aquí finalizo una de tantas de mis "teorías" de las cosas que nos rodean y nos influyen directamente.


Licencia de Creative Commons
Teoría de los sueños by Alberto Leiva Pallarés is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.